Entrar0
Amirtha Kidambi: «Quiero remover al público para que pase a la acción»

Amirtha Kidambi: «Quiero remover al público para que pase a la acción»

Líder del proyecto Elder Ones, trabaja para “descolonizar” la mentalidad del sistema educativo occidental

 

Si habláramos de pintura o escultura, podríamos decir que Amirtha Kidambi ha decidido pasar de la abstracción a la figuración. En su caso, de los sonidos a las palabras, al mensaje directo y sin ambigüedades. “Quizá, ya sabes, porque [este disco] empecé a escribirlo en enero de 2017”, se justifica. Para una mujer nacida en Estados Unidos, hija de emigrantes, todos los caminos de ese mes y ese año llevan a Donald Trump. El 20 de enero de 2017 fue el día en que el magnate tomó posesión de su cargo. El día en que comenzó la sensación de “urgencia” que impulsó a Kidambi a transformar el lenguaje abstracto en mensajes concisos sobre el poder, la opresión, el capitalismo, el supremacismo blanco o el colonialismo. Y, claro, sobre la naturaleza cambiante de la verdad en los tiempos de las “fake news”.

La inspiración viene de artistas punk, que hablan de forma más directa de las cosas. Las dicen. Y yo no quiero ser ambigua. En ocasiones lo soy, pero ahora mismo siento que necesito decir las cosas”, confiesa. Nacida en 1985 en San José, California, hija de emigrantes de la India, Amirtha Kidambi reside en Nueva York, la ciudad germen de algunas de las propuestas más abiertas y rupturistas y donde ella lidera el cuarteto Elder Ones. Con él ha pasado del lenguaje inventado de su disco Holy Science, de 2016, a las letras afiladas como una navaja (“Cómete al rico o muere de hambre”) del reciente From Untruth, con las que “quiero incitar al público, removerle, para que se convierta en una fuerza de cambio y pase a la acción”.

Puede sonar a desahogo, incluso a ejercicio de alivio de las tensiones cotidianas, pero Amirtha Kidambi dice afrontar la música con el mismo trasfondo activista que motiva el resto de actividades. Por ejemplo, como profesora. En Nueva York, la New School of Music le encargó revisar el currículo de Historia de la Música. “Básicamente estoy tratando de descolonizarlo presentando un montón de compositores no occidentales, rompiendo con el paradigma composición-improvisación, contextualizando la música o investigando sobre el trabajo de compositoras de todos los tiempos”. Un ejercicio de reforma del sistema educativo que echa raíces en su infancia. Entre los cinco y los diez años, Kidambi tuvo una profesora “que nos enseñaba de todo, nos hacía pensar de verdad en la música. Escuchábamos espirituales afroamericanos, música búlgara, cantábamos a Bartok, corales africanos…”.

Hija de la heterodoxia, la voz de Amirtha Kidambi absorbe del jazz y la improvisación tanto como de la visceralidad del punk, la energía del rock o, aunque pueda chocar, la impostación vocal de la ópera. “Es que he estudiado eso”, explica Kidambi. “Mi máster y mi licenciatura fueron sobre la música clásica occidental, sobre todo vocal”. Su tendencia natural fue siempre hacia las vanguardias del siglo XX, a Stockhausen, Nono, Feldman o Cage, que cantaba y estudiaba mientras curioseaba en la vanguardia creativa del jazz, en Roscoe Mitchell, Anthony Braxton o Cecil Taylor, entre otros. La iluminación llegó con John Coltrane: “Recuerdo escuchar Interestellar Space cuando tenía 16 años y, aunque no lo entendía por completo, me atrajo tanto el sonido…”. Sentía que “la energía era muy similar” a la del punk o el metal que escuchaba de adolescente. Después, el Art Ensemble of Chicago, del que se cumplen cincuenta años de su fundación, le mostró “cómo podías combinar ideas de compositores clásicos occidentales y música de la diáspora afroamericana, el jazz y la improvisación”. De ese bagaje, Kidambi extrajo una lección: no ponerse límites a la hora de incluir todas sus influencias en la música. Incluidas, claro, las del país de origen de su familia.

“Si en el jazz la tendencia es ir hacia el blues -como una especie de música de raíz y de hogar para la diáspora afroamericana-, para mí lo es la música de mi propia cultura”, explica la cantante. “Durante mucho tiempo canté música religiosa y estudié danza de la India, y eso ha tenido una gran influencia en mis ideas rítmicas”. Esa conexión con sus raíces puede explicar por qué sus padres, “que no saben nada de avant-garde o de música experimental”, disfruten más con sus proyectos propios que cuando cantaba música clásica. “Lo odiaban. No entendían cuando cantaba Bach, pero esta música sí”. Quizá porque “mi tendencia natural es hacia cosas conducidas por el ritmo, con mucha energía y comunicación entre los músicos”, capaces de sostener durante más de veinte minutos temas que apenas ocupan dos hojas de partitura.

Mujer de conciencia despierta, Amirtha Kidambi no escatima críticas a la propia comunidad musical de la que forma parte. “Hay un montón de problemas de raza y género, hay acoso sexual”, denuncia. Cree que son tiempos de hablar claro, aunque defiende que incluso el arte por el arte “es subversivo, político de forma casi inherente, porque en el sistema capitalista ser artista es en sí mismo un gran alegato”. Pero para ella, ser activista es una necesidad, “cuestión de supervivencia”. En un reciente número de la revista Wire aparecía su nombre relacionado con el de un grupo de la diáspora de la India, Brooklyn Raga Massive, “cuando yo no tengo nada que ver con ellos”. La revista se ganó una “larga carta sobre la mentalidad y el marco mental colonialista”. El medio asumía que “como soy india trabajo con ellos”. El equivalente a que a un músico español, por el hecho de serlo, se le asocie con el flamenco. “Eso nos impide definir nuestra propia narrativa”, se queja Kidambi. “Y lo que quiero es que se me vea como una persona compleja”.

Responder

Tu email no será publicado.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo, si así lo deseas, impedir que sean instaladas en tu disco duro, aunque deberás tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar