Entrar0
Abvlensis: un festival para Constantinopla

Abvlensis: un festival para Constantinopla

                                              Cuando Ávila aparecía por su lado norte y este, con sus murallas y su
                                         caserío descendiendo hasta el río Adaja, a mí me parecía Constantinopla. 
                                                                                                                            José Jiménez Lozano.
 

Así es sin duda, tal como escribe José Jiménez Lozano: el viajero que llega a Ávila debe estar preparado para sorprenderse. En el interior de sus murallas se siente el Zeitgeist, el espíritu del tiempo, que flota sobre sus piedras como un aura. El esplendor de la Edad Media y del Renacimiento respira en Ávila, no como en un museo, sino con la natural presencia de lo vivo. El visitante acaba por no saber muy bien donde está, si dentro de un libro de horas, paseando por Constantinopla o en Ávila, la ciudad de Teresa de Jesús y de Tomás Luis de Victoria. Es más, uno casi teme encontrarse con ellos en la calle de la Cruz Vieja o en la puerta de San Vicente. Había que poner música a esta posibilidad. Y ninguna mejor que la de Victoria. Así surgió Abvlensis. Ni Constantinopla tuvo tanta suerte.

 

Un equipo para un Festival

La conmemoración en el año 2011 del IV centenario de la muerte de Tomás Luis de Victoria propició una puesta al día de la investigación musicológica e historiográfica dedicada a la producción y la biografía del músico. Se programaron conciertos, se publicaron artículos y monografías, nuevos registros discográficos, y reediciones de grabaciones pioneras. Por primera vez en décadas se rodaron documentales sobre el abulense, entre los que destacó el espectacular Tomás Luis de Victoria, el compositor de Dios, una producción de la BBC, TVE, el canal alemán ZDF Arte, y The Sixteen, siempre con Harry Christophers al frente.

Aquel mismo año, la Sociedad Española de Musicología organizó un Simposio Internacional en Ávila, “Tomás Luis de Victoria (1548-1611). Contextos y prácticas musicales”, y a su vez, en León, se celebró el Congreso Internacional “Tomás Luis de Victoria” impulsado por el Centro Nacional de Difusión Musical, el Instituto Complutense de Ciencias Musicales y otras instituciones académicas.

Fue en ese contexto y al calor de aquella efeméride que, con el apoyo del Ayuntamiento de la ciudad, se constituyó en Ávila la Asociación Centro de Estudios Tomás Luis de Victoria, una asociación sin ánimo de lucro integrada por un equipo de ocho personas, todos profesionales de la música: Óscar Arroyo, Ana Sabe, Javier Cruz, Soterraña Aguirre, Silvia Galán, Verónica Rioja, Beatriz Ares y yo misma.

Entre los objetivos principales de la Asociación estaban el promover la difusión y el conocimiento de la vida y obra de Tomás Luis de Victoria, programar actividades musicales centradas en el Renacimiento y promover líneas de investigación relacionadas con la musicología histórica y las prácticas interpretativas.

Aquella asociación arraigó, y actualmente el equipo gestiona tres proyectos: el Centro de Estudios Tomás Luis de Victoria, la Nueva Edición Victoria, y el Festival Internacional de Música Abvlensis. Estas actividades interactúan en un proyecto integrado que tiene una potente imagen corporativa singularizada por el color dorado, inspirado en los fondos del retablo mayor que Pedro Berruguete realizó para el Real Monasterio de SantoTomás de Ávila entre 1493 y 1499.

El primero de los proyectos, el Centro de Estudios Tomás Luis de Victoria es un portal web construido con software de libre distribución. Todos los fondos allí reunidos están libres de derechos y a disposición del público para su uso y consulta bajo una licencia Creative Commons.

Los contenidos abarcan varios campos:

  • Documentación biográfica sobre Tomás Luis de Victoria.- Catálogo de su obra con especificaciones sobre cada partitura, número de voces, texto original, ediciones, transcripciones y las fuentes impresas originales.
  • Bibliografía referencial con una descripción detallada de cada entrada.
  • Noticias sobre conciertos, ediciones, cursos, seminarios u otras actividades en torno a la figura de Tomás Luis de Victoria y su contexto histórico.- Audios y referencias discográficas comentadas con enlaces para su escucha gratuita.
  • Artículos monográficos, estudios analíticos y estéticos.

El Centro custodia también la Nueva Edición Victoria, un proyecto editorial a largo plazo que tiene como principal objetivo la transcripción ―en un formato de carácter práctico y observando las convenciones internacionales― de la obra de Tomás Luis de Victoria.

Para desarrollar este proyecto, la asociación Centro de Estudios Tomás Luis de Victoria convoca periódicamente la Beca de Investigación Abvlensis, dotada con 2.400 euros procedentes de los fondos recaudados con la venta de entradas del Festival Internacional de Música Abvlensis.

La entrega inicial, de libre disposición, corresponde a la primera colección de música impresa de Victoria,  Motecta que partim quaternis, parti quinis, alia senis, alia octonis vocibus concinuntur ―publicada en Venecia en 1572,  uno de cuyos valiosos ejemplares se conserva en el archivo del Monasterio Cisterciense de Santa Ana, en la ciudad de Ávila― son, concretamente, los catorce motetes a cuatro partes (Cantus, Altus, Tenor y Bassus) que han sido transcritos por el musicólogo D. João Rebelo Dias de Figueiredo, beneficiario de la Beca Abvlensis 2014. Próximamente el Centro de Estudios presentará la segunda parte de la Nueva Edición Victoria, que incluye obras a seis y ocho voces y que ha sido transcrita por María Elena Rodríguez Cuenca, ganadora de la Beca Abvlensis 2017, doctora en Musicología y profesora asociada de la Universidad de Salamanca.

Para todos aquellos que gusten de cantar o escuchar la maravillosa música de Victoria, esta edición informada y actualizada es una de las mejores opciones.

Tomás Luis de Victoria, Abvlensis

El Festival Internacional de Música Abvlensis se creó poco después de constituirse la Asociación, en el año 2012, y se celebra cada año la última semana del mes de agosto con el fin de coincidir con la fecha de la muerte de Tomás Luis de Victoria, que tuvo lugar en Madrid el sábado 27 de agosto de 1611.  Su nombre procede del gentilicio latino con el que Tomás Luis de Victoria firmaba sus obras impresas: Thome Ludovici Vitoria, Abulensis, sacrae. Caesara majestatis capellani.

En su sitio digital  hemos centralizado la información sobre los escenarios, los intérpretes, material gráfico, la hemeroteca, la venta de entradas y los anuarios de la presente edición y de las anteriores.

Carteles Abvlensis

Abvlensis se define, más que como un ciclo de conciertos, como un evento cultural característico:

  • Es un festival monográfico (gira en torno a un compositor tal, como hacen Salzburgo, Leipzig o Bayreuth).
  • Es temático, especializado, puesto que su principal objeto de estudio y exposición es la literatura musical del Renacimiento, su contexto y sus derivaciones. Para delimitar contenidos y objetivos desarrollamos la programación y los textos del anuario a partir de un lema: Edición 2015 “Tomás Luis de Victoria, Ávila-Roma-Madrid”. Edición 2016 “Abvlensis Aniversario”. Edición 2017 “Las mil y una voces”. Edición 2018 “Silva de sirenas”. Edición 2019 “Abvlensis Plus Ultra”.
  • Abvlensis tiene un marcado perfil musicológico: la programación se argumenta con el máximo rigor posible, teniendo en cuenta las aportaciones de la investigación académica. De ahí que hayamos presentado en concierto repertorios inéditos, polifonía exclusivamente femenina, polifonía con acompañamiento instrumental, coreología histórica, reconstrucciones litúrgicas, contextualizaciones ceremoniales. El fondo de armario es histórico, qué duda cabe, pero la forma en la que se materializa el proyecto, los formatos y la imagen, son contemporáneos y se actualizan constantemente en base a las aportaciones de la musicología y la práctica interpretativa informada.
  • El Festival genera activos sociales, económicos y culturales, válidos tanto para la población local como para la visitante puesto que los conciertos se convocan en espacios patrimoniales de alto valor artístico. Recordemos que Ávila es Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Entre los escenarios de Abvlensis destacan la Catedral, el Monasterio de Santo Tomás, Auditorio Municipal de San Francisco, Iglesia de la Santa, Iglesia de San Andrés, Dehesa de la Serna

Asociadas al Festival se desarrollan también actividades formativas orientadas a la especialización de aquellos intérpretes interesados en el canto polifónico:

I – Stvdium: clases magistrales que son impartidas por el grupo residente. Estas clases tienen como objetivo perfeccionar la técnica vocal y abordar cuestiones de estilo relacionadas con la praxis interpretativa de repertorios históricos. Las clases magistrales culminan con un gran concierto de acceso libre que pone en escena el repertorio trabajado durante el curso.

II – Proyecto Emergentes: el festival da la oportunidad a los conjuntos asistentes al curso de formar parte de la programación oficial. Los profesores que imparten el Stvdium seleccionan entre los conjuntos matriculados aquel que consideren el más apropiado ―por sus características, calidad, idoneidad del repertorio  y aprovechamiento― para formar parte de la programación oficial de Abvlensis con un concierto remunerado en el marco del Proyecto Emergentes. El objetivo es impulsar la estabilización y profesionalización de los conjuntos matriculados y facilitar su integración en el circuito de festivales especializados.

III – Taller de niños Cantorcicos. Los seises de la catedral abulense eran un reducido grupo de niños cantores que, como el propio Tomás Luis de Victoria o Sebastián de Vivanco, iluminaban con sus voces las celebraciones litúrgicas del templo, pequeñas voces que llegaron a ser grandes maestros.

Se conservan cuadernillos en los que los niños copiaban «algunos motetes buenos, porque, al apuntarlos, los mismos niños tienen  más conocimientos de ello y mas presto se desenvuelven, y como los dichos niños estén un poco diestros en el canto de órgano, luego dicho maestro los ponga en darles licción de contrapunto, porque esto es con lo que se acaban de hacerse hábiles», dice la documentación original.

Abvlensis, como en aquellas canteras de grandes maestros que fueron las capillas de música, brinda la oportunidad a los más pequeños de emular a los seises en un curso de iniciación al repertorio renacentista. El taller está dirigido a niñas y niños de entre 8 y 14 años y tan solo es necesario que les guste cantar, tengan buena voz, y ganas de aprender.

Abvlensis Plus Ultra: más allá de las columnas de Hércules

En su octava edición ⎯que tendrá lugar entre los días 25 y 30 del próximo mes de agosto⎯ el Festival Internacional de Música Abvlensis ha querido sumarse a la conmemoración del V Centenario de la primera vuelta al mundo, una hazaña que sólo gracias a una titánica determinación, la nao Victoria y su capitán, Juan Sebastián Elcano, lograron culminar.

Con similar determinación, Abvlensis 2019 ha hecho suyo el afán explorador y aventurero que impulsó las grandes expediciones transoceánicas del Renacimiento español, gestas que cambiaron la imagen del mundo que era y del que vendría.

Bajo el lema Plus Ultra, que también tiene cinco siglos de historia, es nuestro propósito circunnavegar la obra de Tomás Luis de Victoria, escudriñar más allá de las columnas de Hércules que para nosotros es el Renacimiento y explorar  siguiendo las nuevas rutas abiertas por la musicología y la polifonía contemporáneas de qué forma y por qué la música de Victoria activa la sensibilidad de los compositores y del público de nuestro tiempo. Partiremos del siglo XXI para retornar al horizonte del siglo XXI costeando la producción de Victoria con el fin de cartografíar su influencia en los territorios creativos de la polifonía actual y en sus prácticas interpretativas: ¿está presente el legado de Tomás Luis de Victoria en la obra coral de Arvo Pärt, Julia Wolfe o Einojuhani Rautavaara? Y si así fuese, ¿por qué, en qué medida y con qué parámetros: técnicos, formales, discursivos…?

Estas preguntas son las que dirigirán el Preambulum que, como cada año, inaugura Abvlensis, preguntas que los expertos Paul Hillier y Jordi Casas tratarán de esclarecer en una conversación abierta al público que tendrá lugar en el patio renacentista del palacio Caprotti, un navío perfecto para empezar nuestra travesía.

El profesor Jordi Casas, que conducirá el encuentro, es un director de todos conocido, fundador de destacados conjuntos, ha trabajado con importantes agrupaciones profesionales, el Orfeó Català, el Coro de Cámara del Palau de la Música Catalana, el Coro de la Comunidad de Madrid, el Coro del Teatro Real y el coro RTVE, entre otros.

Su contertulio, el director británico Paul Hillier es una referencia internacional en la investigación de los repertorios vocales, tanto históricos como contemporáneos, de ahí su idoneidad para nuestro planteamiento. Ha sido fundador de agrupaciones legendarias, como The Hilliard Ensemble o Theatre of Voices. Dirigió el Instituto de Música Antigua de la Universidad de Indiana y fue artista en residencia en el Instituto de Música Antigua de la Universidad de Yale.

Sus monografías sobre Steve Reich y Arvo Pärt, con quien mantiene una estrecha colaboración, son de lectura obligada. Paul Hillier ha recibido importantes distinciones y ha sido nominado hasta en siete ocasiones a los Premios Grammy en la categoría de Mejor Grabación Coral, obteniéndolo en dos ocasiones: en el año 2007 por el disco Da Pacem, con obras de Arvo Pärt interpretadas por el Arvo Pärt Estonian Philharmonic Chamber Choir, y en el año 2010 por The Little Match Girl Passion, con música compuesta por David Lang y grabada con Ars Nova Copenhagen, el grupo residente en Abvlensis 2019, del que Paul Hillier es el director principal desde el año 2003.

Aquí creo que debo referirme brevemente a la importancia que la designación de grupo residente tiene en el desarrollo del Festival Internacional de Música Abvlensis, pues es esta fórmula la que determina en gran parte el discurso de cada edición.

Tal designación conlleva el desempeño de varias actuaciones: el citado Preambulum que cada año inaugura el Festival y en el que presentamos al grupo seleccionado ante el público y los medios; las clases magistrales Stvdium, ensayos abiertos, y un gran concierto. Tener a una agrupación del nivel profesional de Ars Nova Copenhagen  ⎯les antecedieron The Tallis Scholars, The Hilliard Ensemble, New York Polyphony, Gothic Voices, Chanticleer y Tiburtina Ensemble⎯  en Ávila durante cuatro días no es sólo un privilegio ⎯hablamos de profesionales del máximo nivel, de auténtica excelencia⎯ es una estimulante oportunidad, pues de su proximidad no se puede sino aprender, y no me refiero sólo a la técnica vocal, también a la forma de seleccionar y preparar repertorios, a las cuestiones de producción y grabación, a la difusión.

El concierto de Ars Nova Copenhagen ⎯ el único que esta agrupación ofrece en España⎯ tendrá lugar el 26 de agosto en el Auditorio Municipal de San  Francisco.

En el programa, titulado Songs that travel and songs that stay, se suceden obras contemporáneas y renacentistas, compositores como Arvo Pärt y Tomás Luis de Victoria cantarán junto a Heirinch Isaac y Einojuhani Rautavaara, lo que nos permitirá traspasar fronteras  y contrastar  las complicidades y canales abiertos que los compositores de nuestro tiempo mantienen con la polifonía histórica.

El 27 de agosto, el Proyecto Emergentes presenta a Antica, una agrupación mixta integrada por ocho voces que explora los grandes éxitos profanos del Renacimiento. Con el título De Pasiones y afectos recorre las músicas que seguro tararearon los marinos de la escuadra de Magallanes: desde el Il bianco e dolce cigno de Arcadelt a la mil veces versionada Mille regretz de Josquin Deprez, y con ellos, Mateo Flecha el Viejo, Pierre Sandrin o Juan Vásquez. Una lista de «canciones» perfecta para una radio fórmula del Renacimiento.

El miércoles 28, Abvlensis atiende al otro contenido semántico del lema Plus Ultra, en concreto aquel que hace referencia a lo trascendente y contemplativo, a lo que nos transporta más allá de lo sensorial.

En la preciosa iglesia románica de San Andrés, que tan raras veces se abre al público fuera del culto, el contratenor José Hernández Pastor ofrece un recital titulado En alas del espíritu, una experiencia musical que va más allá del concierto, y que tiene como objetivo establecer nexos estéticos y simbólicos con la contemplación y la mística.

El programa, que recorre monodias occidentales de carácter sacro, Hernández Pastor presenta la primera interpretación en tiempos modernos de Dat virtutis argumentarum (Responsorio, modo VII) músicas recuperadas para el concierto gracias al trabajo de Ángel Medina, catedrático de Musicología de la Universidad de Oviedo.

Por último, y para cerrar Abvlensis 2019, el coro RTVE ofrece un concierto extraordinario en la Catedral de Ávila que será dirigido por Christoph König y grabado para su retransmisión.

El repertorio es exactamente el mismo que el coro grabó en 1974 para el sello Hispavox ⎯Colección de Música Antigua Española, volumen 21⎯  que, dirigido por Albert Blancafort, recogía el Officium Defunctorum de Tomás Luis de Victoria. Aquel registro, que recibió el Premio Nacional para Empresas Discográficas en 1976, fue producido y anotado por Roberto Plá, fundador de Los Cantores Clásicos, germen del que más tarde será el Coro de Radio Nacional España, predecesor a su vez del Coro RTVE.

Con este concierto el Festival quiere recordar a aquellos precursores, pioneros que ayudaron a difundir un patrimonio musical excelso y por aquel entonces prácticamente inexplorado. También celebrar los 70 años que pronto cumplirá el Coro RTVE, el conjunto profesional más antiguo de España, que se presenta por primera vez ante el público del Festival Internacional de Música Abvlensis con el mismo programa que grabó en aquel visionario álbum dedicado a Tomás Luis de Victoria y que, como decíamos, incluye el Officium defunctorum, réquiem que Victoria escribió para el sepelio de la Emperatriz María de Austria, de la que fue capellán personal durante largos años en el convento de las Descalzas Reales de Madrid. Compuesto para seis voces, fue interpretado por primera vez en 1603 y publicado en Madrid dos años después.

En los últimos años esta música se ha convertido, con toda razón, en la más célebre de las obras impresas de Victoria y en la más grabada del compositor español más grabado de todos los tiempos. No debe extrañarnos: el Officium es una obra cumbre del Renacimiento musical, una obra maestra absoluta de la polifonía vocal, de una perfección y una intensidad expresiva sobrecogedoras. A mayores de su interés musical esta obra tiene, desde una perspectiva histórica, un valor simbólico, pues es esta la última música que  Tomás Luis de Victoria dio a la imprenta, y con ella nuestro músico cierra con todo esplendor una época gloriosa de nuestra música y la octava edición de Abvlensis.

  • Inés Mogollón es directora de Comunicación del Festival Internacional de Música Abvlensis

Responder

Tu email no será publicado.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo, si así lo deseas, impedir que sean instaladas en tu disco duro, aunque deberás tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar