Entrar0
Cuando Markina suena a ensemble

Cuando Markina suena a ensemble

Haizea Martiartu (Bilbao 1991) creció en Markina-Xemein con la banda sonora de su tierra natal, con las músicas que animaban fiestas populares y actos públicos, pero también la que se escuchaba en su casa o en la escuela. La música que acompaña el rico repertorio vasco de bailes tradicionales, los cantautores como Mikel Laboa o los grupos folk como Oskorri eran en aquellos años noventa de la infancia de Martiartu, más que parte de la vida cotidiana, reivindicación de una cultura que había estado reprimida durante cuarenta años.

Enclavada en el corazón de Bizkaia, Markina-Xemein es también una villa con una tradición musical notable, casi tan importante como su afición al juego de pelota. Con unos 5.000 habitantes, la Escuela de Música es una referencia en la comarca y en su Banda de Música dio sus primeros pasos con el saxo Haizea Martiartu, dando vida a partituras que forman parte del tesoro sentimental vasco. Aunque no fuera la música que volvía loca a esta joven, como a tantos otros de su generación.

Su mirada estaba más lejos, al otro lado del océano, donde habían ido muchos pelotaris de Markina, donde se fraguaba el jazz de New Orleans, New York, Chicago o San Francisco. El siguiente paso fue el obvio en quien buscaba consolidar su carrera, estudiar esas músicas que se amparan bajo el paraguas del jazz: Haizea Martiartu se trasladó a Barcelona, para cursar la carrera de saxo de jazz en la Esmuc. Y cuando la estaba terminando llegó: la epifanía. “Me llevé una sorpresa muy grata cuando terminando la carrera, me dí cuenta de que mis composiciones tenían aire de zortzikos, de ritmos vascos (de cuando interpretaba en la banda de Markina aquellas melodías de mi tierra natal), cuando en teoría componía jazz que era lo que armónicamente había estudiado. Y así surgió lo que es un homenaje a esas músicas que impregnaron mi infancia”.

El homenaje se titula Folketik Jazzera Ensemble (Del Folk al Jazz Ensemble), editado por Gaztelupeko Hotsak, y plasma desde una formación de nueve músicos la mirada de Haizea Martiartu a algunas canciones de aquella infancia rural en un pueblo de Bizkaia (“sinceramente, siempre había sido muy despegada de aquel ambiente, pero mira…”) y también composiciones propias.

Entre los títulos elegidos se encuentran clásicos de los últimos 50 años, como “Txoria txori” de Mikel Laboa o “Aldapeko” y Aita semeak” de Oskorri, pero también canciones simbólicas, que están en la memoria colectiva de la reivindicación del euskera, como “Ez dok hamahiru”, que Ruper Ordorika y Mikel Laboa interpretaron para la edición 13 de la Korrika, carrera popular vasca que recorre sin parar todo el País Vasco para recoger fondos en favor del euskera. La canción hace referencia a la edición de la Korrika (hamairu es trece en euskera), pero también juega con aquel grupo de cantautores que impulsó Laboa con otros en pleno franquismo, llamado Ez dok amairu (no hay trece)

En la inspiración jazzística, Haizea Martiartu reconoce la deuda con Guillermo Klein y su proyectos Los Guachos, el disco Alma Adentro: The Puerto Rican Songbook de Miguel Zenón, o la obra de la banda SF Jazz Collective.

Con esos mimbres musicales y la colaboración de nueve jóvenes músicos, entre los que se encuentra la pianista Lucía Fumero, colaboradora de Konpartitu, Haizea Martiartu ha conseguido una interesante fusión que sorprende por su contemporaneidad, aunque se inspiren en temas como “Agate Deuna”, una canción tradicional que se canta en todo el País Vasco, la víspera de Santa Águeda.

El resto de los músicos, además de Martiartu y Fumero, son Sergio del Campo (flauta travesera y piccolo), Joan Mar Sauqué (trompeta), Julio Marín (clarinete soprano y clarinete bajo), Jofre Alemany (saxo tenor), Eneko Urrestarazu (trombón), Carla González (contrabajo), Pol Ribó (batería).

Haizea Martiartu

(Bilbao, 1991), saxofonista, arreglista y compositora de este proyecto, es la creadora de Folketik Jazzera Ensemble. Su carrera comenzó al trasladarse a Barcelona, cuando empezó a estudiar en Taller de Músics y posteriormente en ESMuC (Escola Superior de Música de Catalunya). Dentro de este contexto recibió clases de músicos de la talla de Joan Chamorro, Horacio Fumero, Gorka Benitez o Chano Dominguez.

Durante todos estos años ha desarrollado su actividad en la escena del jazz y la música moderna, participando en pequeños formatos a trio como Hiru, hasta en grandes Big Bands como OJO (Original Jazz Orquestra) o Michaela Chamleta Big Band. Dentro de estas formaciones ha colaborado con grandes artistas tales como Fermín Muguruza, Andrea Motis, Jorge Pardo, Nina o Susana Sheiman. De esta forma, ha pasado por diversos escenarios de nombre (Jamboree, Teatre Grec, Teatro Victoria Eugenia…) y festivales como Festival de Jazz de Terrassa, Festival de Jazz de Barcelona, Festival de Jazz de Valencia y Jazz Antic Sitges.

 

 

 

Comparte:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo, si así lo deseas, impedir que sean instaladas en tu disco duro, aunque deberás tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar