Entrar0
El Nápoles de Pino Daniele

El Nápoles de Pino Daniele

Ocurrió un día allá por el año 2016, unos meses después de haber iniciado en Siracusa mi particular proceso de inmersión en la lengua italiana, cuando un gran amigo mío me recomendó encarecidamente Nápoles como siguiente destino.

“Conociendo tus gustos, sé que no te arrepentirás”, me dijo, “estoy seguro de que no te defraudará”; y vaya si acertó. No una sino cuatro veces he vuelto desde aquel 2016, hasta tal punto que ya la considero como mi segunda ciudad.

Nápoles es una ciudad que no deja indiferente, su inmenso patrimonio artístico es proporcional a sus endémicos problemas sociales. Hasta bien hace poco fue un destino olvidado dentro de las grandes rutas turísticas, su mala fama le precedía; quien elegía Italia como destino vacacional disponía de un variado surtido de opciones que dejaban de lado Nápoles. En cambio, esta tendencia empezó a cambiar hace pocos años, y la ciudad ha experimentado un continuo aumento del número de turistas.

Afortunadamente y esperemos que esto nunca ocurra, es todavía una ciudad que no ha sido engullida por ese rodillo de estandarización impersonal producto del turismo masivo, donde el paisaje urbano es colonizado por Starbucks y demás franquicias, como ha ocurrido en otros lugares; no hay mejor forma de comprobarlo que recorrérsela a pie y callejear por sus barrios para darse cuenta de su potente y viva cultura popular.

Pero el motivo de este artículo no es hacer una breve guía turística, ni tampoco hablar de la pizza Margherita, otro signo de identidad de la ciudad, sino más bien hacer mención a otra de las grandes pasiones napolitanas que es la suya por la música y que ha sido motivo de proyección a nivel internacional. Nápoles es una ciudad de primer nivel en lo que respecta la música clásica y ahí está para atestiguarlo el imponente teatro de San Carlo, verdadero lugar de culto para los amantes de la ópera y de visita obligada. Y de no menor importancia se debería considerar la canzone napoletana, cuya popularidad traspasó fronteras en gran manera como consecuencia de la masiva emigración napolitana a los Estados Unidos

Entre las figuras más respetadas, elevado al altar de los grandes iconos napolitanos junto al actor Totò y el futbolista Diego Maradona, se encuentra el músico Pino Daniele, un artista poco conocido por estas tierras, muerto desgraciadamente en el 2015 poco antes de cumplir 60 años, y que, para hacerse una idea de su prestigio, llegó a congregar dos días después de su muerte a más de 100.000 personas en la enorme Piazza del Plebiscito, donde había ofrecido alguno de sus conciertos más emblemáticos: la multitud se reunió para rendir un homenaje cantando sus canciones más famosas.

Nacido en el año 1955 en el barrio del puerto en el seno de una familia humilde, sus comienzos artísticos se desarrollan a finales de los años 70, en un contexto histórico donde las reivindicaciones estudiantiles estaban en plena efervescencia en toda Italia y que tuvo en Nápoles a uno de su grandes epicentros musicales en torno a lo que se llegó a denominar el Neapolitan Power y del cual Pino Daniele llegó a convertirse en su figura emblemática. En el año 1977, graba su primer disco de estudio, Terra Mia, compuesto en napolitano, otro signo de identidad de sus composiciones, que contiene algunas de las canciones que llegaron a ser verdaderos himnos de la ciudad como “Na tazzullela e café” y ”Napule è”, canción icono de su carrera, amada por los napolitanos y propuesta por la hinchada del Napoli F.C. como himno del equipo de fútbol.

Recomendaría a los interesados en conocer su obra escuchar sus discos de estudio grabados a caballo entre los 70 y los 80 como Nero a metà, Pino Daniele o Bella ‘Mbriana.

Es en ese momento de gran creatividad donde se perfila su característico estilo de fusión entre la música local y los nuevos sonidos que llegaban a Nápoles de los Estados Unidos como el rock, el soul o el jazz. Pino Daniele llegó a denominar su estilo como el tarumbo, una suerte de unión entre el sonido blues y la tarantella, un nuevo lenguaje musical creado por esa generación de músicos napolitanos y que sería el enésimo ejemplo de esa manera abierta de acoger estilos foráneos e incorporarlos a su acerbo cultural que es tan característica de Nápoles.

El 27 de junio del 1980 actúa como telonero de Bob Marley en San Siro ante 80.000 personas. De ahí en adelante su carrera fue un continuo éxito, siempre inquieto musicalmente y abierto a explorar nuevos sonidos, que lo acercaron por ejemplo a los ritmos orientales y del norte de Africa, como en su disco Medina, grabado junto a Salif Keita, Omar Farouk Tekbilek o Faudel.

A lo largo de sus casi 40 años de carrera artística llegó a tocar con infinidad de músicos de primer orden como Wayne Shorter, Eric Clapton, Chic Corea, Pat Metheny o Gato Barbieri, por citar algunos.

Su labor creativa le acercó al mundo del cine donde compuso bandas sonoras para las películas de su gran amigo y otro de los iconos de la cultura popular napolitana, Massimo Troisi, más conocido aquí por su papel en la película «El cartero y Pablo Neruda».

Pino Daniele fue a su vez fuente de inspiración para otros artistas ; su canción ”E pò che fà» fue versionada posteriormente por la gran Marisa Monte en portugués bajo el título «Bem que se quis”.

Y qué decir de Piers Faccini, al cual tendremos la gran ocasión de verlo aquí en Bilbao gracias a Konpartitu el próximo noviembre, y que hizo esta preciosa versión del «Cammina cammina».

 

Responder

Tu email no será publicado.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo, si así lo deseas, impedir que sean instaladas en tu disco duro, aunque deberás tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar